Esta área es la inspiradora del trabajo preventivo que se desarrolla desde el inicio de NAIM (junio de 1998) cuando no existían las casas de acogida, permitiendo realizar los primeros acercamientos a esta realidad en diversos puntos de la ciudad de Curicó, principalmente el centro comercial de ésta. En la actualidad la Corporación mantiene identificado los lugares de ubicación, horarios más frecuentes y actividades desarrolladas, por los niños y niñas que concurren a la calle y se encuentran vinculados con la institución.

El malabarismo, la venta de dulces y el cuidado de autos se presentan como las actividades más realizadas en Curicó, además de poder afirmar que en esta Ciudad no se han detectado niños “de” la calle, ya que todos cuentan con algún vínculo familiar para llegar a dormir a sus hogares.

La Corporación NAIM-Curicó pretende a través de éste trabajo, incentivar a que estos niños asistan a las casas con que cuenta la Institución, disminuyendo el tiempo en la calle y el riesgo que este conlleva.